Cómo hacer un currículum vitae

Cómo hacer un currículum vitae

Frogs enjoying their time in summer

Cómo Hacer Un Buen Curriculum

El Curriculum Vitae tiene una vital importancia en la búsqueda de trabajo. Es nuestra carta de presentación ante el posible empleador, la oportunidad que tenemos de contar nuestra experiencia, conocimientos, y explicar por qué seríamos útiles para la empresa y buenos para el puesto a cubrir.

Por eso es necesario poner mucha atención y cuidado a la hora de confeccionar nuestro Curriculum. Si bien no hay reglas fijas, y el gusto de cada uno impera en el momento de hacerlo, sí hay algunos consejos que debemos tener en cuenta, si queremos que nuestro Curriculum cause buena impresión y, sobre todo, llame la atención. No olvidemos que es un elemento de marketing: no sólo nos estamos presentando, sino que queremos que el posible empleador se concentre sobre los aspectos más importantes y tenga suficiente motivación como para citarnos a una entrevista.

Lo primero que debemos hacer es un autoanálisis: tener en cuenta la experiencia y conocimientos que tenemos en distintos ámbitos y actividades, reconocer nuestras habilidades y también nuestras carencias. Determinaremos, según este análisis, cuáles son los aspectos que incluiremos y cuáles no, qué queremos resaltar, el vocabulario que usaremos, etc.

Luego elegiremos el tipo de Curriculum que queremos hacer. Hay distintos formatos de Curriculum: según la extensión y cantidad de información que incluiremos, el Curriculum puede ser clásico o americano; según la forma de presentar la información, puede ser cronológico, cronológico inverso o funcional.

Para la elección del formato, es importante diferenciar entre un Curriculum en papel y un Curriculum digital, para ser enviado por email. Jakob Nielsen es uno de los expertos mundiales en usabilidad en la web. Sus estudios han revelado el modo en que los usuarios leen una página web. Las conclusiones a las que llegó determinaron que hay un patrón de lectura dominante: en primer lugar se lee en forma horizontal la parte superior de la página; luego hay un deslizamiento hacia el medio de la página, y una nueva lectura horizontal, y finalmente hay un “escaneo” en forma vertical. Esta información nos permite saber que quien lea nuestro Curriculum se centrará, en primer lugar, en la parte superior.

Por lo tanto, son los dos primeros párrafos (dice Nielsen), los que, ya sea por formato o contenido, debe suscitar el interés inmediato. Luego tendremos pocas oportunidades, ya que está comprobado que, en todos los casos (ya sea Curriculum en papel o digital), la mayoría de los empleadores o consultores, debido a la cantidad de Curriculums que suelen recibir, sólo lee la primera mitad del mismo: si hasta allí no les interesó, probablemente quedará descartado.

La tendencia actual es hacer Curriculums cortos, de no más de una página, a lo sumo dos. Por lo tanto debemos incluir sólo la información verdaderamente útil: si tenemos un título universitario, generalmente no tiene sentido de incluir en qué escuela hicimos la preparatoria.

El Curriculum clásico es aquel, usualmente muy extenso, que incluye todos los detalles: estudios (todos, incluyendo cursos y cursillos), toda nuestra experiencia laboral, artículos o publicaciones que hayamos hecho, si las hubiera, etc. Por lo general, este tipo de Curriculum sirve para profesionales importantes, que tengan una vasta actuación en su campo.

El Curriculum clásico puede ser, como dijimos, cronológico o cronológico inverso. El cronológico va de lo más antiguo, a la actividad y formación más recientes. Puede servir si queremos destacar la evolución ascendente que hemos tenido en nuestra carrera. El cronológico inverso pone en primer lugar la actividad reciente. Este tipo de Curriculum es más usado, porque lo que interesa al empleador es saber que ha hecho últimamente la persona que va a contratar: donde se ha desempeñado, con qué cargo, y si ha perfeccionado sus conocimientos con cursos o estudios en los últimos tiempos.

El Curriculum americano es breve, tiene una hoja (dos, como mucho), pone el acento en los titulares, sobre todo, y la información es detallada pero concisa. Ejemplo: Ingeniero industrial con 15 años de experiencia en diseño de máquinas agrícolas. Se incluye la formación, la experiencia y la especialidad, todo en una sola frase. Este tipo de Curriculum es muy impactante y efectivo, y nos garantiza (casi) que será completamente leído. No sigue un orden cronológico, sino que destaca los aspectos más importantes de nuestra experiencia laboral, conocimientos, habilidades, logros obtenidos, y omite posibles períodos “en blanco” que hayamos tenido entre un trabajo y otro. Los puntos principales que generalmente se incluyen en un Curriculum son los siguientes:

  • Detalles personales: fecha y lugar de nacimiento; permisos de trabajo si estamos aplicando para un empleo en el extranjero. Puede incluir foto o no (algunas consultoras/empleadores solicitan foto, pero no es imprescindible).
  • Educación y formación: incluye formación académica y extra-académica: cursos, seminarios a los que hayamos asistido, etc.
  • Experiencia laboral: como dijimos, lo ideal es incluir los últimos sitios donde hemos trabajado, con el cargo que ocupábamos, la cantidad de personas a cargo, las tareas específicas que desarrollábamos.
  • Logros: si nuestra tarea en empleos anteriores tuvo como resultado mejorar aspectos funcionales, administrativos, etc., debemos incluirlo. No hace falta incluir todos, sólo los más relevantes y tratando de que éstos tengan relación con el puesto al que aspiramos.
  • Habilidades generales: conocimientos adicionales como idiomas que manejamos, software que podemos utilizar correctamente… incluso podemos agregar si poseemos licencia de conducir.
  • Referencias: al contrario de lo que mucha gente piensa, no es necesario incluir las referencias laborales en el Curriculum. Sí, podemos dejar abierta la opción de hacerlas llegar a quien las solicite, en caso de que así quieran hacerlo.

A la hora de saber cómo hacer un curriculum, hay que tener en cuenta también a quién va dirigido el Curriculum y para qué tipo de empleo estamos aplicando. Esto determinará, en parte, la información a incluir, el estilo de Curriculum que usaremos y la forma que le daremos.

En cuanto al formato, es importante que los títulos y subtítulos sean claros y estén destacados. Trataremos de usar el mismo tipo y tamaño de letra en todo el Curriculum. Una fuente clásica, como Arial o Times New Roman, es correcta. Hay que cuidar que no haya errores ortográficos o de tipeo, por lo que una o dos re-lecturas, luego de confeccionado, son aconsejables. Evitemos repeticiones y no olvidemos ningún aspecto importante. Probablemente sea una buena idea dar a leer el Curriculum a otra persona, para que nos diga qué impresión le causa, antes de enviarlo.

Y lo más importante: ser sinceros. Podemos omitir información, pero jamás debemos incluir información que no sea cierta y comprobable. En caso de tener una entrevista y que se nos pregunte por un conocimiento específico, es preferible responder: “No tengo conocimiento (o experiencia), pero puedo aprenderlo”, a decir que conocemos algo que en realidad desconocemos.

Ahora sí: teniendo en mente estos consejos, podemos escribir un excelente Curriculum que nos ayudará, sin duda, en nuestra búsqueda laboral. ¡Buena suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *